Núm. 57 (2001)
Artículo de investigación

Desarrollo de los verticilos sexuales de Vanroyenella plumosa Novelo & Philbrick (Podostemaceae)

Guillermina Murguía Sánchez
Facultad de Ciencias, Universidad Nacional Autónoma de México
Alejandro Novelo R.
Instituto de Biología, Universidad Nacional Autónoma de México
C. Thomas Philbrick
Department of Biological and Environmental Sciences, Western Connecticut State University
G. Judith Márquez Guzmán
Facultad de Ciencias, Universidad Nacional Autónoma de México

Publicado 2001-10-01

Palabras clave

  • androecium,
  • gynoecium,
  • nucellar plasmodium,
  • embryo sac,
  • Vanroyenella,
  • Podostemaceae,
  • Mexico
  • ...Más
    Menos
  • androceo,
  • gineceo,
  • plasmodio nucelar,
  • saco embrionario,
  • Vanroyenella,
  • Podostemaceae,
  • México
  • ...Más
    Menos

Resumen

El cuerpo vegetativo de Vanroyenella plumosa Novelo & Philbrick (subfamilia Podostemoideae) posee raíz, hojas y un tallo taloide dorsiventralmente aplanado que, durante la etapa reproductora, desarrolla cavidades ocupadas por fascículos florales. En este trabajo se estudió la embriología de esta especie y se relacionó el desarrollo floral con la posición de las flores en el cuerpo vegetativo de la planta, la posición de la planta sobre la roca y de la planta con el nivel del agua. Vanroyenella plumosa presenta dos estambres cuyas anteras son tetrasporangiadas, con un desarrollo de la pared de tipo Básico, tétradas tetraédricas y polen bicelular. El gineceo es bicarpelar y bilocular con placentación axial y presenta dos estigmas con idioblastos cuya vacuola contiene proteínas y carbohidratos. Los óvulos son anátropos, bitégmicos y tenuinucelados. El saco embrionario es monospórico y tetracelular, del tipo Apinagia. En Vanroyenella el desarrollo floral ocurre en el interior del tallo mientras la planta está sumergida, allí se forman los gametos en etapas muy tempranas. Cuando el nivel del agua baja, los pedicelos se alargan y sobreviene la antesis, en el ambiente aéreo. La pared del ovario sostiene el desarrollo de las semillas una vez que el resto del tejido vegetativo ha muerto.