Política de evaluación por pares

  • Aceptar la revisión de textos que se ajusten a su área de especialidad, con el fin de realizar una evaluación adecuada.
  • Declarar desde el inicio del proceso si existe (un posible) conflicto de interés.[1] Si se sospecha la identidad de él o los autores del manuscrito, notificar al Editor en Jefe si este conocimiento plantea cualquier posible conflicto de interés.
  • Rechazar la revisión de inmediato si no le es posible entregarla en el plazo acordado (tres semanas).
  • Emitir su evaluación basándose en la originalidad, contribución a la temática, metodología empleada, pertinencia y actualidad de la bibliografía utilizada, estilo, coherencia, y calidad en la estructura y redacción del texto.
  • Informar al Editor en Jefe, de inmediato, si durante la evaluación descubre que no tiene la experiencia necesaria para evaluar todos los aspectos del texto.
  • Sus críticas serán objetivas, específicas y constructivas.
  • Definirá con claridad la aprobación, rechazo o condicionamiento del texto.
  • Emitirá su evaluación en el plazo acordado.
  • Respetará la confidencialidad durante y después del proceso de evaluación.
  • No utilizará contenido del texto revisado o en revisión.
  • No involucrará a otras personas en la revisión que le fue solicitada.
  • Comunicará al Editor en Jefe si detecta similitud del texto con otro que haya revisado o si identifica cualquier tipo de plagio.
  • No se permite transferir la responsabilidad de realizar un dictamen a ninguna otra persona, asistente o colaborador.